NO HAY CULPABLES


No hace falta señalar,

ni siquiera relatar historias,

atrás quedaron las lágrimas

o el dolor del corazón.

Me despedí del rencor

y la idea de venganza

hace mucho que se fue de aquí.


No busco justicia,

mucho menos la llegada del karma.

Si algo espero es por el sol,

ese que fielmente me abraza el alma

y derrite la ansiedad por aquello que no fue.


No. No hay culpables.

Nadie a quien colgar

ni un solo nombre para denunciar,

esto ha sido tan solo

el recorrido del tiempo

a lo largo de esta vida.

Eventos, decisiones, caminos,

palabras y personas.

Siempre un corazón, el mío.


He dejado ya de calificar

aún más de querer agradar.

Este es mi camino,

este es mi regalo,

el de mi vida y libertad.

Mi nombre al pie de cada palabra,

de cada día y cada hecho.


Aquí no hay culpables,

solo reflejos de este quien soy.

Un aprendiz, un simple,

maravilloso y perfectamente imperfecto

ser humano.


Suelto las cadenas,

me olvido del lápiz y papel,

pues si algo he de escribir de ahora en delante

se trata de gratitud.

No. No hay culpables,

tan solo libertad, responsabilidad

y sobre todo,

gratitud.



Sandy Mejía

12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Y SI..