LLENA


Y espero que cuando llegue la hora de partir, de dar el último suspiro lo hayamos mostrado todo. Todo nuestro ser en plenitud, sin haber guardado una canción que cantar o un poema por recitar, mucho menos un abrazo que dar o melodía por bailar.


Quiero darlo todo antes de partir, llevarme solamente los recuerdos de haber vivido, de haber gozado y amado. El alma llena de sonrisas mías y de amigos, de aventuras vividas caminos recorridos e historias donde cuando creyendo perderme encontré la mejor oportunidad.

Irme vacía de ganas porque las dejé todas aquí repartidas en mañanas de café, tardes de sol y noches de mar. Felicidad tan plena como los cerezos en primavera intensa como los relámpagos en las noches de Julio y en calma como el olor a tierra mojada. Irme llena, pues lo viví todo. Desde dentro. Dejando fuera los miedos y las dudas encarando los quizás y re-escribiendo mi historia tantas veces lo quiera. Porque fue mi regalo: mi vida. La viví. La gocé y la disfruté. La usé en totalidad y es así como se terminó, usándola por completo. Con una sonrisa y gratitud es que me despido y me alisto para el nuevo viaje.

Sandy Mejía G.

0 vistas
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram