TE FUISTE


Y te fuiste no hubo tiempo de decir adiós nadie sabía no volverías.

La vida a veces nos sorprende con la muerte esa que arrebata de improviso dejando historias a la mitad planes sin cumplir abrazos que nunca pudieron llegar incontables memorias a tu lado por recordar. Y me parte el alma que te hayas ido así de golpe, resultado de la ira de alguien más en medio de tanta oscuridad.

No, no es justo. Así que cambiaré la historia, cada lágrima que lleve tu nombre llevará también una sonrisa de esas muchas que tenías tú. No vestiré de negro sino algo que te habría gustado a ti. Porque no temías cambiar las reglas ni dictar nuevos caminos. Siempre tenías respuesta a cualquier pregunta y a tu lado la aventura no tenía final.

Viviste a manos llenas y a manos llenas dabas a los que tenías junto a ti, notabas los pequeños detalles y los hacías grandes, a tu lado cualquiera podía sentirse especial. La verdad y la fantasía iban de la mano contigo no había límites para soñar. No tenías miedo para amar ni mostrarte en totalidad. Fuiste blanco y fuiste negro con toda la gama de grises y dos arco iris de felicidad. ¡Te veo en la eternidad querido amigo!

Sandy Mejía

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram