LA DICHA DE ESTARLA DICHA DE ESTAR


Llegamos sin saberlo

comenzamos esta aventura de vivir

con lágrimas en los ojos

y llanto a todo pulmón,

alegría de quien nos recibe

y en amor nos esperaba.

Comenzamos el camino con la guía

de manos que nos acompañan paso a paso

y nos muestran el camino.

Su asombro por la vida parece crecer

con el nuestro:

el primer paso, la primera risa,

las bromas, las travesuras, el hablar,

andar en bicicleta…tanta dicha en cosas

que antes parecían triviales.

El amor cobra una nuevo significado,

el más grande que jamás experimentaron.

Y continuamos el trayecto,

de llenar los días con historias,

aprendizajes, aventuras.

Sin embargo la historia da un giro inesperado

y soy yo quien cierra los ojos

mucho antes de lo pensado.

No pude decir adiós

a ellos quienes me recibieron con brazos abiertos,

quienes me acompañaron sin excusa,

ellos quienes me enseñaron el significado del amor.

Yo, la razón de su dicha más grande

y también, la razón de su dolor más profundo.

Con todo, me quedo con las sonrisas compartidas

con los abrazos que sanaban cualquier herida,

la familia que fue un verdadero hogar

y el amor más hermoso que pude experimentar.

Porque, no lo dudes;

podrás no verme por ahí

pero sigo sintiendo el amor,

es tan grande y tan fuerte que

no conoce límites de tiempo o fronteras.

Lo siento, cada día siento su amor.

Fui dichoso de tenerlos como padres, familia,

guías, maestros y compañeros de vida.

Dichoso de ser receptor de su amor,

¿sienten el mío? tampoco se ha ido,

nunca se fue.

Y por cierto, sé con certeza quién

los recibirá de este lado con brazos abiertos.

Los amo,

¡hasta el próximo abrazo!

Sandy Mejía

Fotografía: Gijs Coolen


...


En memoria de mi querido Grillo.

Si has perdido a alguien querido, si te quedaste con ganas de decirle adiós, un último abrazo. Sabe que tu amor lo abraza, y de la misma manera el amor de esta persona hacia ti sigue vivo, siéntelo en tu interior.


0 vistas
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram