Cuantas veces hemos escuchado la frase “Cree, solamente tienes que creer” y es genial, es una de esas frases que abraza nuestro corazón sin condiciones. Sin embargo, me pregunto si es en realidad eso todo lo que tenemos que hacer para lograr el resultados que queremos, porque… el secreto está aquí, normalmente cuando usamos esa frase, es porque estamos buscando algo en particular, algo que suceda, que la vida conspire a nuestro favor, que los eventos suceden tal y como quiero, o que esta u otra persona haga algo en particular… en fin, hay muchos ejemplos.

En este mundo que vivimos, hay leyes, son verdades que no podemos cambiar, están ahí por una razón y son tan certeras que por eso las llamamos leyes. Una de ellas es que para cada acción hay una reacción, o si lo vemos de otra manera: no puede haber una reacción si antes no hubo una acción.
Así que te pregunto: ¿qué reacción estás esperando? ¿qué quieres cambiar en tu mundo? Y ahora que apenas llevamos un mes en este nuevo año (casi cerrando el primer ciclo de 12…- y así de rápido se nos va la vida - ) recuerda que es eso que deseas sea diferente en este nuevo año de tu vida, ya sea escribir o reescribir un capítulo en tu historia que te traiga más y mejores momentos, o es tal vez que quieres renovar algo en ti mismo, desintoxicarte de sentimientos, emociones, personas, hábitos que ya no te sirven y solamente te impiden caminar en libertad. Sólo tu lo sabes.

Así que, para lograr los resultados que estás buscando, para lograr la reacción, entonces debe haber una acción.
Sí, así es. Empieza por CREER. Cree que es posible, que puede suceder, que lograrás lo que estás buscando. Sin embargo, mi querido amigo, para dar vida a ese deseo, a ese sueño (y aquí se me viene a la mente la palabra “inhalar”) tienes que HACER (“exhalar”). Y es ahí donde la aventura comienza, y tu trabajo, tu responsabilidad.
Si estás buscando un resultado, entonces debes actuar.
Esto no lo digo yo, es una ley, ¿recuerdas? Para cada acción, hay una reacción.

Por lo tanto, sí. Cree, sueña, anhela, construye desde tu alma eso que deseas. Y si quieres verlo hecho realidad, entonces comienza a actuar. De otra manera (y seguramente lo has visto y experimentado) tu sueño, tu creencia se quedará solamente en eso: un deseo. Sin importar qué tan bueno o bonito sea, ni tampoco que tan fuerte lo deseaste. A menos que te pongas a trabajar y a construir, tu sueño difícilmente verá la luz.

Así que por mi parte, te deseo fuerza y coraje. Para hacer lo que sabes es necesario. Es tiempo de caminar, de construir, de renovarse, de volar. Tiempo de ser quien realmente quieres ser.

CREER HACIENDO